18 febrero 2009

El llanto de los empresarios

Leo en la prensa económica que el Presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán ha realizado unas declaraciones en las que pide que los EREs no estén sujetos “para nada” a la autorización de la Administración para conseguir una mayor rapidez en su tramitación y que no se eternicen.

Dijo también que la patronal nunca ha pedido el despido libre pero que si sería necesario incorporar una ley más moderna que contemple una indemnización por despido de 20 días por año y tope de un año. Actualmente el despido improcedente exige una indemnización de 45 días por año con un máximo de 42 meses.

Yo siempre tenía entendido que un empresario es aquella persona emprendedora que para tener su propio negocio asume los riesgos de la actividad productiva, de manera que cuando las cosas le van bien, y por tanto tiene éxito, obtiene grandes beneficios y cuando las cosas le van mal ve reducido sus beneficios o tiene pérdidas económicas.

Siendo así la teoría si durante el pasado y boyante ciclo económico, los empresarios se han limitado a contemplar cómo aumentaban sus cifras de negocio y sus cuentas de explotación, por qué ahora que estamos en un ciclo económico negativo no hacen más que quejarse respecto a los impuestos que soportan (Iva, Sociedades), las elevadas cuotas que pagan a la Seguridad Social, lo elevado de las indemnizaciones por despido, de que los Eres necesitan autorización previa, etc, etc.

Que en vez de lamentarse tanto, saquen de sus huchas empresariales los enormes beneficios acumulados y aguanten el tirón y arrimen el hombro.

8 comentarios:

AZAHAR dijo...

Al final los únicos que ahora pueden llorar son precisamente los empresarios y la gente que esta dejando de ganar cifras escandalosas de euros. La gente corriente de la calle, todos los que vivimos con un sueldo de mierda y que estamos ahogados con tantos impuestos indirectos, hace mucho que no nos quedan lágrimas que echar, y lo peor es que la gente empieza a resignarse y a admitir que esa es la vida que le ha tocado vivir. Siempre pasa lo mismo, todo el mundo protesta pero a final siempre perdemos los que menos tenemos.

Sombras Chinescas dijo...

Me temo que las "grandes huchas" son para gente como Botín y similares. La mayoría de los empresarios, los pequeños (entre los que se incluye un servidor), que son los que que crean el grueso del empleo en este país, son gente que apenas saca para vivir y que arriesga en ello su patrimonio personal.

Saludos.

L.V. dijo...

los que se acostumbran a vivir bien,
nunca quieren dejar de ganar todo lo
que pueden.

ipecan dijo...

Sombras Chinescas,
Los pequeños empresarios como tú son los que crean el 80% del empleo en este país, sacrificando toda su vida personal y familiar para tirar siempre "p´alante"
Vosotros no tenéis "grandes huchas" sino más bien "pequeños monederos".
un saludo.

Tremendelirius dijo...

efectivamente lo has resumido muy bien. Es mas te planteo lo mismo que he planteado en un comentario en mi blog. ¿Porque no abaratan el despido de los grandes ejecutivos para dar ejemplo?

Son escandalosas las indemnizaciones por despido que estos reciben. La solucion no es tan fácil. Si solo fuera eso seríamos los reyes de europa en empleo porque España tiene una de las indemnizaciones por despido más bajas de europa.

Yoriento dijo...

Dónde están esas huchas, a ver, queremos verlas¡ ;-) Que yo sepa en periodos de vacas gordas ninguna gran empresa repartió leche... Ahora tocaría que unos más que otros se apretaran el cinturón. En fin...

He intentado hacerme vuestro seguidor más acérrimo, pero no encuentro el botón adecuado. :-(

ipecan dijo...

Yoriento,

tienes que pincha en hacerte seguidor y luego cumplimentar nombr de usuario y contraseña.

un saludo y gracias por tu comentario.

Xavi dijo...

Como pequeño empresario que soy, estoy totalmente de acuerdo con Sombras Chinescas. Ahora nos toca currar más (si es que se puede) y cobrar menos (¿menos?) lo dicho, a apretarse todos las tuercas, que ya vendrán tiempos mejores donde todos podamos respirar un poquito.
Buen blog.
Saludos.