02 abril 2008

Morir

Dejar de luchar es comenzar a morir

Manuel J. Clouthier

1 comentario:

Isra dijo...

Es una frase realmente bella, escrita, me imagino, por alguien a quien la vida le parecía un reto constante, pero hay situaciones en la que se hace tan cuesta arriba que no parece tan hermosa o un reto superable.

Tengo una gran amiga que siempre me dice que lo amargo de la vida es no ver las rosas del jardín cuando en primavera nacen, o las risas de los niños en el parque jugando a indios y vaqueros, porque las lágrimas que podemos llevar en el alma nos impiden hacerlo. Bien cierto es, pero la vida tiene momentos tan amargos, que las lágrimas del alma no son solo la expresión de los corazones tristes y sin motivos....

Besos...