01 septiembre 2011

Fin de las vacaciones y la vuelta al trabajo


En un día como hoy son muchas las personas que se han incorporado a su puesto de trabajo tras finalizar sus vacaciones estivales. Y quizá  gran parte de ellas estén padeciendo el llamado síndrome postvacacional, que se caracteriza por un conjunto de síntomas emocionales y físicos tales como ansiedad, apatía, antipatía, desgana, tristeza, cansancio continuo, dificultad para dormir, dolores de cabeza frecuentes, o incluso dolores gástricos.

Aunque el síndrome postvacacional no está reconocido como enfermedad por la Sociedad Española de Psiquiatría, los psicólogos recomiendan que para aliviar sus síntomas, en el ámbito laboral intentemos incorporarnos progresivamente a las tareas de forma que el rendimiento vaya de menos a más, y en el ámbito personal, hay que  planificar el tiempo para que nuestra vida no se limite al trabajo. Así que intenta realizar actividades tras la jornada laboral aprovechando las horas de luz. Es aconsejable por ejemplo practicar deporte, dedicarle unos minutos a la lectura, quedar con los amigos para tomar algo en una terraza, visitar a algún familiar, etc.

Si además tienes una actitud positiva ante la vida, mejor.


4 comentarios:

Kotei dijo...

Pues esa es la que tenemos que tener, a pesar de los momentos complicados que se nos puedan presentar. Espero que la vuelta haya sido de lo más positiva del mundo, que todo vaya bien y que estéis tranquilos por allí.

Un beso muy grande

ines dijo...

Todo bien y tranquilo.

Besos

carlos63 dijo...

Pues de momento la depre que tengo es la de precrisis, crisis y postcrisis, jajaja. De la otra no me da tiempo, en cuanto cruzo la puerta del trabajo la intensidad no me deja tenerla.

Saludos.

sara leon dijo...

pues ese sindrome dura casi hasta diciembre, y mas cuando empieza el frio a apretar, un saludo