15 marzo 2011

Estar mucho tiempo sentado puerde dañar tu corazón.

La Universidad de Queesland, en Australia, de la mano de la doctora Genevieve Haely ha realizado el primer estudio sobre los riesgos cardíacos del sedentarismo y ha llevado a cabo un estudio entre más de 4700 hombres y mujeres con una media de edad de 45 años para comprobar en qué medida les afectaba el sedentarismo prolongado y las conclusiones son preocupantes: A las personas que no se levantaban con frecuencia les disminuyeron los niveles de colesterol HLD (el bueno), aumentaron los triglicéridos y los niveles de proteína C reactiva (un marcador de inflamación y por tanto de riesgo cardiaco), y además les aumentó la cintura (donde sabemos se deposita la grasa abdominal).

Así las cosas y sobre todo en trabajos de oficina es necesario incorporar hábitos que hagan que nos levantemos a menudo de la silla y estiremos las piernas tales por ejemplo como:

- Ponerse de pie cuando hablemos por teléfono.
- Utilizar una impresora más lejana a nuestra mesa.
- Comunícate con tus compañeros personalmente y no sólo por mail.
- Ir al baño con mayor frecuencia.
- Sustituir el uso del ascensor por el de las escaleras.

En definitiva, tener un corazón más sano nos obliga a ser menos comodones.

3 comentarios:

jmartind dijo...

A estas alturas, deberíamos tener todos bien claro que debemos hacer ejercicio. Bastaría, en principio, conque todos los días camináramos durante media hora a un ritmo normal. Lo ideal sería hacer un ejercicio moderado al menos tres veces a la semana. Entre otros beneficios, hacer ejercicio hace que el sistema linfático trabaje más y, por lo tanto, hacer ejercicio provoca que nuestro organismo se limpie de un modo óptimo.

Y no olvidemos la alimentación. Hacer ejercicio se queda incompleto si no ingerimos comida sana. Teniendo en cuenta cómo se producen los alimentos actualmente, tanto la carne como los vegetales, intuyo que el mercado de productos biológicos crecerá exponencialmente debido a las personas que quieren cuidarse y estar sanas.

Definitivamente, somos lo que comemos y lo que ejercitamos ;)

ipecan dijo...

La salud va ligada al ejercicio físico y a una buena alimentación, y por esta no solo me refiero a la tan elogidada dieta mediterránea sino a la ingesta de alimentos que no hayan sido tratados con productos químicos.

Sin duda alguna la carne, la fruta, los lácteos, la verdura ecológica es esencial incorporarlos a nuestro menú diario.

Gracias por tu comentario.

Kotei dijo...

Pero si esto lo hacen en australia, hay que darle la vuelta, no?, es decir, que aquí lo que nos dolería sería el culo. ummmmm tengo que pensarlo un poco más a ver. jaja

Besos